Mircea Eliade y los muchos rostros de lo sagrado



Cuando se trata de Historia de las religiones, quizás pocos autores despuntan con la misma facilidad por su erudición, elocuencia y originalidad. Mircea Eliade (Bucarest, 1907 - Chicago, 1986) estudió Filosofía en la universidad de su ciudad natal y muy pronto encauzó sus intereses hacia las religiones y las filosofías orientales. Acatando esa primera intuición, se trasladó a la India para completar su formación en la Universidad de Calcuta. Durante los años 30 del siglo XX fue profesor en Rumania; después de la Segunda Guerra Mundial trabajó en la Sorbona de París y, finalmente, obtuvo un puesto de catedrático en la Universidad de Chicago, donde enseñó hasta su muerte.

Era un apasionado por las lenguas: hablaba con fluidez rumano, francés, alemán, italiano e inglés, y leía en hebreo, persa y sánscrito. Para Eliade, la conciencia humana de un mundo real y significativo está íntimamente ligada al descubrimiento de lo sagrado. Así, identificó la base de la experiencia religiosa en el concepto de hierofanía (la “manifestación de lo sagrado o lo trascendente”). Alrededor de esta idea —un paradigma que aún se mantiene en la actualidad— desarrolló una visión comparativa de los mitos y de las religiones de diferentes culturas a lo largo de la historia, quedando elegantemente plasmada en títulos como Lo sagrado y lo profano, El mito del eterno retorno o El vuelo mágico, que hoy en día son verdaderos clásicos.

El testamento intelectual de Mircea Eliade puede verse recogido en los cuatro volúmenes de su esencial y enciclopédica Historia de las creencias y las ideas religiosas, una obra de consulta obligada para quienes buscan una visión holística en esta materia. Leer a Mircea Eliade es un auténtico placer; supone emprender un ilustrado viaje de conocimiento que, desde rincones insospechados del mundo y del tiempo, nos revela fielmente su convicción acerca de la unidad fundamental de todos los fenómenos religiosos.

68 vistas0 comentarios